ENGLISH   │   ESPAÑOL   │

     follow us   facebook twitter

 

BANNER11

separador

Articles

Un nuevo estudio revela que la crisis alimentaria de Somalia sigue siendo crítica y es probable que empeore en los próximos meses

 

Director regional de Oxfam en Somalia

“La ‘perfecta conjunción’ de escasas lluvias, malas cosechas e inseguridad ha hecho que las personas que estaban haciendo frente a la situación del año pasado se vean ahora dependiendo enormemente de la ayuda humanitaria.” Senait Gebregziabher

Un nuevo estudio de la agencia de ayuda humanitaria Oxfam realizado a través de encuestas personales en 40 regiones de Somalia revela que los recortes en la provisión de agua y alimentos han alcanzado niveles críticos y es probable que empeoren en determinadas zonas del país en los próximos meses, lo que amenaza con prolongar la crisis humanitaria hasta bien entrado el próximo año.

Aunque los resultados dicen que es poco probable que se vuelva a dar una situación de hambruna generalizada, la situación en el sur de Somalia, especialmente en las regiones de Gedo, Lower Juba y Bakool, sigue siendo crítica y con unas cifras alarmantes de desnutrición. Las malas cosechas, reducidos ingresos y elevados precios de los alimentos hacen que la población de todo el país tenga que depender cada vez más de la ayuda humanitaria y que sea vulnerable ante el creciente riesgo de enfermedades que podrían evitarse.

Ante esta situación, la agencia de ayuda internacional hace un llamamiento a la comunidad humanitaria para que mantenga su provisión de ayuda a Somalia en un momento que califica como “crítico”. Al haber otros casos de emergencia produciéndose en otras partes del mundo, teme que la comunidad internacional centre su atención en otros contextos y advierte que sin la prestación continua de ayuda muchos más somalíes volverán a padecer la crisis.

Oxfam realizó su encuesta en más de 1800 hogares y se centró en 240 grupos de atención de 40 regiones del país entre julio y agosto de 2012 para averiguar el alcance del impacto de las escasas precipitaciones registradas durante la estación de las lluvias (Gu) que tuvo lugar entre los meses de abril y junio.

La escasez de lluvias, junto con la pérdida de cabezas de ganado y la reducción de los ingresos acusados durante la sequía del año pasado, han dejado a, al menos, tres cuartas partes de la población encuestada en una situación preocupante y con temor a no disponer de alimentos suficientes para los próximos cuatro meses. En términos generales, los ingresos se han reducido en dos tercios en comparación con la media corriente durante la estación Gu, lo que provoca una mayor dependencia de la ayuda que ofrecen las agencias humanitarias.

El estudio también arroja datos sobre algunos recursos que utilizan las familias para hacer frente a la situación, como la reducción de sus comidas o el trueque de reses por cabras.

El director regional de Oxfam en Somalia, Senait Gebregziabher, explicaba: “Con suerte es poco probable que Somalia vuelva a vivir una situación de hambruna en el futuro inmediato y mientras la vida en Mogadishu empieza a mejorar, hay que tener claro que los más pobres de Somalia todavía viven en vilo. La comunidad internacional no debe dejarse embaucar por una falsa sensación de seguridad en base a los signos de recuperación que se advierten en la capital, sino que debemos actuar de inmediato por todo el país para evitar el empeoramiento de la crisis".

Casi la mitad de los encuestados (un 42%) se estaban saltando alguna comida con asiduidad, mientras que una quinta parte de los encuestados ha reducido el tamaño de sus comidas para compartir sus escasos recursos con los más pequeños. Asimismo, Oxfam está preocupada por la desproporcionadamente elevada tasa de mortandad de mujeres embarazadas.

Una visión especialmente preocupante es la de las regiones de Gedo, Lower Juba y Bakool donde sus habitantes todavía viven la crisis. Las familias más vulnerables no han podido cultivar la cantidad necesaria de alimentos o reponer suficientemente sus cabezas de ganado después de la crisis vivida el año pasado.

Senait añadía: “La ‘perfecta conjunción’ de escasas lluvias en la estación pasada, las malas cosechas, la pérdida de cabezas de ganado y la situación de inseguridad ha hecho que las personas que estaban haciendo frente a la situación del año pasado se vean ahora dependiendo enormemente de la ayuda humanitaria. En muchas zonas hay personas que no tienen suficiente para comer o agua potable que beber. Hay gente que nos ha contado que sobrevive con 50 céntimos al día, y ahora las predicciones apuntan a que pueden producirse inundaciones en la región central del sur de Somalia, lo que amenaza con destruir lo poco que tienen sus habitantes allí”.

Algunas mujeres de áreas rurales dicen que tienen que caminar hasta 18 km (ida y vuelta) para ir a buscar la ración de agua de la familia a diario, aunque temen por su seguridad durante este camino. El presupuesto familiar en algunas zonas también se ve afectado cuando las familias se ven obligadas a gastar más dinero en agua transportada en camión.

Hay pruebas de un incremento de enfermedades transmitidas por el agua y hay 32 personas que se suponen han muerto debido a un posible brote de cólera. Se teme que sin tratamientos para el agua y fuentes de agua potable, estas cifras puedan escalar rápidamente.

Además de esto, las inundaciones están afectando actualmente a Belet Weyne, en la provincia de Hiran, y se esperan más en los próximos meses. Los socios de Oxfam ya están ampliando la respuesta de emergencia a pesar de que las inundaciones están dificultando el acceso al agua potable, y exacerban el riesgo de que se contaminen puntos de agua concurridos.

Oxfam afirma que resulta esencial contar con un apoyo y compromiso a largo plazo para hacerle frente a los problemas sistemáticos que hacen que las frecuentes sequías se vuelvan situaciones de emergencia humanitaria. Mientras que la situación de seguridad en la mayor parte de Somalia transcurre sin cambios, siendo prioritaria la resolución del conflicto crónico que vive el país, resultan esenciales las inversiones para una mejor gestión del agua, trabajos de restauración de las carreteras y una mayor planificación en agricultura con las que ayudar a las personas a sobrellevar mejor las crisis de alimentos y agua.

Para más información haga click en el siguiente enlace: http://www.oxfam.org/es/crece/pressroom/pressrelease/2012-10-08/un-nuevo-estudio-revela-que-la-crisis-alimentaria-de-somalia-sigue